To top
26 Dec

Opositores desde Primaria

Exámenes

Los colegios más innovadores de España están aplicando ya un nuevo sistema pedagógico que se caracteriza por trabajar por proyectos, no hacer exámenes y abandonar los tradicionales libros de texto. Se considera que los libros de texto ya no son imprescindibles para aprender, ni tampoco los exámenes para evaluar. 

El año pasado, en el cole de mi hijo nos explicaron a los padres que nos fuéramos haciendo a la idea de que los niños ya no aprenderían repitiendo y memorizando el libro de texto, sino que trabajarían por proyectos, investigando y utilizando la creatividad. Inocente de mí, salí de la reunión dando cabriolas y felicitando a todos los profesores que me encontraba, que me miraban con los ojos como platos. Yo atribuí su sorpresa a que no estaban acostumbrados a que los padres les felicitaran, pero no, no era eso.

Un año y unos meses después me he dado cuenta de mi inocencia. Ahora, los niños de Primaria ya no tienen exámenes cada trimestre, es cierto, los tienen casi todas las semanas, ya que parece ser que eso es lo que llaman evaluación continua. Los exámenes se basan en los mismos libros de texto que teníamos antes, pero que ahora ya no son de papel, son digitales, para lo que hemos tenido que comprar un ordenador portátil. Ante tanto examen, los trabajos por proyectos se han quedado, obviamente, en algo anecdótico, porque el tiempo es limitado.

“La gran mayoría de las escuelas españolas siguen ancladas en los libros de texto y los exámenes”

A día de hoy, a pesar de lo que pone en las páginas webs de los colegios y de lo que se publica en los periódicos, la gran mayoría de las escuelas españolas siguen ancladas en los libros de texto y los exámenes como base del aprendizaje. Nos cuesta mucho cambiar. Los maestros te explican agobiados que tienen que terminar el libro, porque las consejerías de las Comunidades Autónomas les exigen que los niños dominen ese currículum y no otro. Sin embargo, la Ley Orgánica de educación española (LOMCE) no habla de los contenidos del Currículum de Primaria en ningún sitio, sino de competencias. De hecho, los contenidos que se encuentran en las leyes autonómicas son solo orientaciones para alcanzar esas competencias y yo me pregunto ¿qué tipo de competencia es la que se trabaja haciendo exámenes todas las semanas, la competencia del opositor?

“Parece que les estemos enseñando a opositar para la Administración o a ganar un concurso de la tele, en lugar de enseñarles a ganarse la vida en el siglo XXI”

Son niños pequeños, están en Primaria, tienen entre 6 y 12 años, y parece que les estemos enseñando a opositar para la Administración o a ganar un concurso de la tele, en lugar de enseñarles a ganarse la vida en el siglo XXI. Memorizar los datos de un libro para vomitarlos en un examen no les va a servir de gran cosa. Si el profesor no ha captado su atención, lo van a olvidar al día siguiente, como lo hemos hecho todos. Copiar y memorizar los datos de un libro vale de muy poco en esta vida… y cada vez menos. En cambio, saber buscar fuentes de información en Internet y discernir un documento creíble de uno que no lo es ¡eso sí que es básico en nuestra vida actual! La creatividad necesita razonamiento y tiempo, respuestas abiertas y razonadas. Olvidémonos del Verdadero/Falso, porque la mayor parte de las veces las cosas no son blancas o negras y las respuestas correctas, tampoco son únicas. Hay muchos caminos para llegar a Roma.

Hoy no me siento optimista en absoluto. Veo que los profesores van como pollos sin cabeza, presionados por no sé qué currículum y no sé qué pruebas que hacen las Consejerías de Educación que, según marca la ley,  no tienen ningún valor académico para los chavales ni establecen ningún tipo de ranking para los colegios. Sin embargo, las orientaciones de la Unión Europea insisten en la necesidad de la adquisición de las competencias clave por parte de la ciudadanía como condición indispensable para lograr que los individuos alcancen un pleno desarrollo personal, social y profesional que se ajuste a las demandas de un mundo globalizado. No se habla de ningún currículum obligatorio.

“El sistema educativo y la Administración nos obligan a hacer exámenes una y otra vez, desde Primaria hasta conseguir un puesto de trabajo”

Ojalá no fuera así, pero el sistema educativo y la Administración nos obligan a hacer exámenes una y otra vez, desde Primaria hasta conseguir un puesto de trabajo, como si no hubiera otra manera de evaluar el aprendizaje de un alumno o la valía de un  empleado. ¿Pero  realmente obtener un buen resultado en un examen, una oposición o en la universidad te convierte en la persona más apropiada para un determinado puesto de trabajo? ¿Son mejores los niños que sacan buenas notas que los que no? ¿Son más valiosos para la sociedad, mejores personas? ¿Sacaban las mejores notas en el colegio todas aquellas personalidades que han ayudado a avanzar a la Humanidad?

“Los exámenes sólo miden lo que un alumno ha sido capaz de responder en un momento determinado, normalmente bajo presión, y con un tiempo limitado”

Me gustaría decirles a aquellos que tanto se preocupan por los resultados de los exámenes que esos exámenes no miden el trabajo del profesor, ni mucho menos el aprendizaje de los niños o su valía. Los exámenes sólo miden lo que un alumno ha sido capaz de responder en un momento determinado, normalmente bajo presión, y con un tiempo limitado. Estoy convencida de que los niños saben mucho más de lo que ponen en los exámenes. Es más, saben muchas cosas que no están en los libros de texto y que a veces son las más importantes. En realidad, lo que mide el trabajo de un profesor  o de un sistema educativo no son los resultados de los exámenes, son las cosas  que es capaz de hacer un alumno al terminar su periodo de aprendizaje, gracias al ejemplo, el aprecio y la motivación que ha recibido de sus profesores. Porque somos personas, no máquinas.

 

PARA SABER MÁS:

Fotografía: www.pixabay.com

 

 

 

 

 

Ana Díaz

Periodista.

No Comentarios

Leave a reply