To top
16 Jul

¿Estamos los españoles preparados para pactar?

Niños pactando

Los adultos tenemos la costumbre de pedir a los niños que hagan cosas que nosotros no somos capaces o no estamos dispuestos a hacer. Los niños aprenden fundamentalmente por imitación y los adultos no siempre somos un ejemplo para ellos.

Los españoles nos encontramos en este momento ante un escenario político incierto y complicado. Por segunda vez en menos de un año hemos vuelto a pedir a nuestros políticos que se pongan de acuerdo y pacten para formar el futuro Gobierno de este país. El problema es que en España no tenemos cultura de pacto. No entendemos del todo lo qué significa eso que dicen los anglosajones de “win-win” o “todos ganan”. Aquí solo hablamos en clave de victorias o derrotas.

Probablemente nadie nos ha enseñado nunca a llegar a acuerdos en los que consigamos que todos ganen. Insistimos en decirles a los niños que tienen que negociar y pactar con sus compañeros, que tienen que entender la posición de los demás y comprenderlos, pero ¿somos nosotros un ejemplo para ellos?

Estas dos últimas elecciones generales ha habido varias cosas que han llamado poderosamente mi atención, como espectadora. La primera es la gran dificultad que tienen nuestros políticos para escucharse, dialogar y llegar a acuerdos sobre asuntos relevantes. Los problemas que han demostrado tener para ceder y explicar el motivo de su cesión a sus seguidores. Y probablemente no son solo ellos, sino toda la sociedad española.

Otra de las cosas que me ha dejado realmente impresionada es la incapacidad de varios candidatos para felicitar al ganador de las elecciones (no diré quiénes, porque mi objetivo no es la crítica política). Estamos hartos de decirles a nuestros niños que deben felicitar al equipo que obtiene la victoria en una competición deportiva. Se nos llena la boca hablando de deportividad y educación. Pero llega un candidato a la Presidencia del Gobierno de España y es incapaz de felicitar al partido ganador en la primera rueda de prensa después de conocerse los resultados electorales. Eso es lo primero que hay que hacer, siempre, felicitar al ganador y agradecer el voto a tus seguidores. En la vida hay que ser agradecido y saber perder. Eso es, al menos, lo que yo le digo a mi hijo.

Los niños aprenden fundamentalmente por imitación y los adultos no siempre somos un ejemplo para ellos. Hace poco me contaron que un niño insultó a una compañera de clase mientras trataba de ayudarle en sus tareas escolares. La profesora le impuso, como castigo, que hiciera una lista de las virtudes de su compañera y la leyera ante toda la clase. A mí me pareció una idea muy buena. Él, totalmente arrepentido y avergonzado, lo hizo sin ningún problema y volvió contento a casa porque a la niña ofendida le había gustado mucho. ¿Cuántos de nosotros hubiéramos sido capaces de hacer algo parecido después de haber ofendido a un compañero de trabajo?

Escuchar y tener que ponerse de acuerdo con los compañeros es una tarea que requiere aprendizaje. Probablemente a los españoles, a la gran mayoría, nadie nos ha enseñado. Aprendimos integrales, derivadas, matrices, sujetos y predicados, ríos y cordilleras… Aprendimos a competir por una nota más alta, un diploma de fin de curso… Pero nadie se molestó en enseñarnos a escuchar a los demás, a negociar y a pactar, que es la base de la democracia y la convivencia pacífica. A día de hoy las cosas están cambiando lentamente, pero creo que en los colegios se sigue prestando demasiada atención a los contenidos y las notas, y muy poca las competencias que realmente son importantes en la vida.

 

Fotografía: Pixabay.com

CC0 Public Domain

Gratis para usos comerciales
No es necesario reconocimiento
Ana Díaz

Periodista.

2 Comentarios
  • Jorge Noel Pavón Díaz

    Me encanta esa forma que tienes de reflexionar sobre la educación en general. La relación que estableces entre la realidad, politica, en este caso y los ejemplos que los adultos deberían de darle a los niños, sirviéndoles como modelos.
    Modelos. Esta es la palabra clave que parece más un cartel sin sentido en nuestra vida cotidiana. Los modelos de los niños, es una lástima son los cantantes, los futbolistas, los que le venden los medios de comunicación y los cuales, al final no son más que utopías, pues la mayoría no muestran valores morales sólidos. Estos son los verdaderos modelos que los pequeños actuales están copiando. Además de andar persiguiedo Pokemones y cosas así.
    Es un poco desesperanzador comprender la actualidad, pero algo, con un granito de arena aquí, o allá, se podrá hacer.
    Gracias por tus razonados y sinceros trabajos de reflexión.

    28/08/2016 at 3:36 am Reply

Leave a reply