To top
4 Sep

Los vikingos no tenían cuernos

Cuerno vikingo.

Viajar es una gran oportunidad de aprender, yo diría que la mejor. Te saca de tu zona de confort y te acerca a otro pueblo, a su historia, sus costumbres, su geografía, fauna, flora… Te ayuda a eliminar clichés y a darte cuenta de que hay otras formas de vivir la vida.

Creo que viajar nos hace más creativos y mejor personas. Y si se puede viajar desde niños, mucho mejor.

En nuestra rutina diaria el mundo parece chiquitito, pero en realidad vivimos en un mundo enorme e interconectado en el que podemos comunicarnos al instante con casi cualquier parte del Planeta. Yo mantengo conversaciones a diario con amigos que viven en Perú, México, Francia o EEUU. Éste es el mundo en el que viven nuestros niños. Sin embargo, el libro de Sociales de mi hijo habla casi exclusivamente de una minúscula región, Madrid.

Richard Gerver sostiene que las habilidades interpersonales tendrán mucha más relevancia para los trabajadores del futuro que sus habilidades cognitivas

Viajar abre la mente, la hace más flexible y esponjosa. Un niño conoce su cultura y su entorno  casi por ósmosis, no necesita estudiarlo en el colegio. En cambio, ver que hay un mundo diferente al suyo, con tradiciones, comidas, olores y ritmos distintos tiene un valor incalculable para su futuro. Nuestros niños de hoy van a tener que convivir y trabajar con personas de todas partes del Planeta. Su éxito en la vida dependerá de su capacidad de comunicación y empatía con estas personas, que en muchos aspectos son diferentes a ellos.

El educador y conferenciante inglés, adalid del cambio de paradigma educativo a nivel mundial, Richard Gerver, sostiene que las habilidades interpersonales tendrán mucha más relevancia para los trabajadores del futuro que las habilidades cognitivas. Además, asegura que los países que tendrán más problemas para dar trabajo a sus jóvenes son los que se han obsesionado con la obtención de títulos. Estoy totalmente de acuerdo con él.

El Transition Year

Este verano he viajado a Irlanda, un país encantador, amistoso y acogedor. No en vano, acabo de leer en el diario irlandés Independent que de las 5 ciudades consideradas más amigables por los estadounidenses, 3 son irlandesas (Dublín, Galway y Cork). La verdad es que ahora entiendo porque los españoles enviamos a nuestros hijos a aprender inglés a Irlanda, a pesar de su endiablado acento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Trinity College Dublin. Ana Díaz.

Los irlandeses son una gente encantadora, tienen un gran sentido del humor y una forma optimista de ver la vida. No se amilanan ni pierden la sonrisa fácilmente. Con todos estos ingredientes, no se me ocurre ningún otro sitio mejor, ni con mayor tradición educativa, para enviar a un niño a aprender inglés. Pero es que, además, su sistema educativo tiene algo que me ha enamorado: “el Transition Year”.

Como su propio nombre indica, se trata de un curso de transición, como un descanso entre el ciclo Junior y el ciclo Senior, que en España equivaldría al último año de Secundaria. Este curso varía según los colegios, pero normalmente es menos académico y más reflexivo. Está orientado a que los escolares descubran sus talentos y las distintas actividades en las que pueden desarrollarlos. Muchos padres con los que he hablado me dicen que enviar a los niños ese año a Irlanda es una pérdida de tiempo. Yo creo que es al revés, es una forma de ganarlo.

No hay nada como viajar para aprender y destruir mitos producto de la ignorancia

La verdad es que estos descendientes de los vikingos me han caído muy bien y me han enseñado muchas cosas este verano…. Entre ellas, que los vikingos no tenían cuernos en sus cascos, los usaban para beber. Además, no eran simples salvajes saqueadores de monasterios; eran un pueblo de comerciantes, delicados artesanos y orfebres. No hay nada como viajar para aprender y destruir mitos producto de la ignorancia.

Richard Gerver en la Fundación Telefónica

Ana Díaz

Periodista.

2 Comentarios
  • Marta

    Muy cierto. No hay nada como viajar para abrir tu mente y eliminar prejuicios. También para valorar más lo mucho de bueno que hay en nuestro país que, a veces, no valoramos suficientemente.
    Tuve la suerte de viajar mucho con mis padres de adolescente y creo que es de las mejores cosas que han hecho por mi educación. Espero poder hacerlo también con mis hijos.

    04/09/2015 at 8:55 am Reply
  • Ana Díaz

    Gracias, Marta. Como ves, nos ha enamorado Irlanda. ¡Tenías razón! Hemos estado encantados desde el minuto uno :) Un abrazo.

    04/09/2015 at 9:10 am Reply

Leave a reply